Senderismo o caza

El monte es un espacio utilizado tanto por senderistas como por cazadores y no pocas veces se encuentran en conflicto, los unos porque se exponen a situaciones peligrosas y los otros porque se sienten perseguidos y calumniados por ejercer su deporte favorito.

 

Es una cuestión de difícil solución y más cuando la libertad de movimientos de unos y de otros por el monte es a libre albedrio de cada uno.

Incluso en batidas organizadas y anunciadas por diferentes medios de comunicación han sido escenarios de accidentes con campistas que desconocían la celebración del evento o por excursionistas que se han perdido al haberse salido de los senderos indicados en guías como http://www.buscamapas.com/

Ambas actividades tienen que convivir porque son el motor económico de muchas zonas rurales porque sin los ingresos que generan los campistas y los cazadores no sería sostenible muchos puestos de trabajo de las zonas menos desarrolladas.

El turismo rural y las actividades campestres que le acompañan tienen que ser compatibilizadas con el respeto a la naturaleza y a la afición de otros deportistas por la caza.

 

Recomendaciones para evitar accidentes entre cazadores y excusionistas

  • Respetar el terreno señalizado por las diferentes administraciones públicas evitando por parte de los ayuntamientos el fomento de senderos verdes que atraviesen dichos parajes.
  • Información publica en sitios visibles y a través de carteles en el propio campo de la organización de cacerías.
  • No disparar el arma por parte del cazador a no ser que tenga una visión completa del perímetro alrededor de la caza, y no se vea entorpecida su visión por maleza.
  • La mentalización a las personas que realicen trayectos campo a través de ser visibles con chalecos creados a tal efecto a con el fin de evitar confusiones entre personas y presas de caza.

 

Deja un comentario