Como adiestrar a un perro de caza

Un perro de caza no adiestrado correctamente para la práctica de la cinegética es una fuente de problemas cuando se sale al campo.

El can debe ser enseñado a tener unos comportamientos correctos tanto a nivel domestico como en el campo, inculcándole desde pequeños unos hábitos de conducta correctos.

A continuación vamos a exponer una serie de pautas que el cazador debe seguir para que el canino esté adiestrado correctamente.

como enseñar a cazar a un perro

10 Normas para adiestrar a un perro a cazar

 

1 Incentivación

Que un perro aprenda a cazar exige un esfuerzo constante y dilatado en el tiempo tanto para el cazador como para el can. El dueño debe animar con actitudes y palabras positivas los pequeños logros que vaya consiguiendo el animal.

La motivación tanto por parte de uno como de otro es esencial para lograr el objetivo perseguido, con un entrenamiento en el campo habitual y con pequeñas dosis de entrenamiento para no cansar y desmotivar al animal.

2 Integración

Se debe hacer participe al perro de la vida familiar habituándole a la compañía tanto de personas como de otros animales.

Un perro celoso o dominante puede generar muchos problemas en las cacerías con otros caninos de “la mano”

No soy partidario de tener a un compañero de caza, como es un sabueso, confinado en las perreras sino que deben ser una parte integrante de la familia, aunque educado desde cachorro en las normas básicas de convivencia familiar.

3 Dosificación

No sirve de nada una jornada de entrenamiento muy larga seguida de días en las que no se practica lo aprendido. El animal se cansará del estrés y perderá motivación.

El adiestramiento debe ser regular, cotidiano, yendo de menos a mas, formando al perro mediante juegos para que su aprendizaje lo asuma como algo divertido y ameno.

El tono de voz del amo es el “arma” que debe emplear el cazador para hacer que el perro adquiera los conocimientos que tratamos de inculcarle. Los castigos físicos solo conseguirán que tengamos un compañero de caza miedoso y poco trabajador.

4 Paciencia

Si alguien te ha dicho que en unos meses puedes enseñar a un cachorro a ser un perfecto cazador, te han engañado. La paciencia es la clave de conseguir un perro perfecto en el arte de la caza.

Si eres un cazador de caza menor  te encontraras con diferentes piezas a las que abatir, y el animal se encuentra en la disyuntiva que tiene que conocer poco a poco las diferentes formas de cazar.

El aprendizaje es una carrera de fondo, donde influyen muchos factores como la genética del animal, la habilidad del adiestrador, el tiempo dedicado, la madurez del animal, etc.

5 Genética

A pesar de uno puede ser un buen profesor, no conseguirás los resultados esperados si no has elegido bien la raza del perro con la que quieres salir a trabajar.

Es impensable que un galgo siga el rastro de una perdiz como impensable es que un sabueso pueda capturar a una rabona en plena carrera.

Contar con un animal cuyos genes han sido educados durante años en la práctica de determinado tipo de caza, te asegura que “las mimbres” con las que trabajas darán los resultados esperados.

Acciones como el cobro, la búsqueda, el rastreo o la postura, son cualidades que deben tener de forma innata en los propios genes del animal, con la única carencia de enseñar al perro a como desarrollarlos de forma correcta.

postura del perro de caza

6 Inicio del entrenamiento

Dependiendo de la raza y de la madurez del animal, el inicio del aprendizaje varía pero por regla general la edad inicial para entrenar a un perro de caza es entre los 8 meses y el año de edad.

No es lo mismo un sabueso orientado a la caza menor, que un galgo, que un perro de rehala.

En deportes como la caza con galgo, hay casos donde hembras con apenas 9 meses competían en igualdad de condiciones con perras mas veteranas (y de ello doy fe porque la mejor galga que he tenido con apenas 10 meses era la admiración de “la mano”…y desgraciadamente hurtada a los pocos meses…)

7 Entrenamiento

La mejor presa para entrenar a nuestro perro es la perdiz, un animal que hará despertar el instinto de rastreo, de batir el aire de forma correcta, el paso siguiente será hacer que el animal tome la distancia correcta en la postura, para lo cual debemos utilizar nuestro tono de voz de acuerdo a sus movimientos más o menos correctos.

8 Ejercicio de cobro:

Ejercicio en el que los perros de cazan son adiestrados para traer a su dueño las presas abatidas. Se utiliza el llamado “rodillo de traer” y el animal tiene que aprender a tenerlo en la boca y acércaselo al cazador sin que se le caiga ni lo deje en el campo.

Una vez que el animal se acostumbre a tenerlo en la boca, se lo impregnaremos con el pellejo salado de un conejo o liebre con el fin de que el animal se acostumbre al olor de la caza pero no quiera comerlo.

9 Búsqueda cruzada:

En este ejercicio se enseñará al perro a rastrear piezas de caza en un espacio amplio utilizando para ello la cuerda de adiestramiento aunque hay gente que prefiere los collares eléctricos para corregir las desviaciones en la búsqueda de la presa.

10 Recursos

Al igual que cuando salimos al campo utilizamos reclamos para atraer a las presas hacia nuestro puesto, debemos usar una serie de instrumentos para enseñar a nuestro perro a obedecer, siendo algunos de ellos: collares, silbatos, correos, juguetes de plásticos, etc.